Follow by Email

jueves, 24 de mayo de 2012

OTRO BEBE CON CANCER EN EL OJO

Hace poco publique una entrada de un niño con cancer en los ojos, esta triste historia se repite, en esta nota publicada por El Heraldo de Chihuahua, Diego un bebito presenta al parecer el mismo problema de salud, aunado esto a la bendita burocracia imperante para poder tratar adecuadamente su padecimiento.

Anexo el reportaje:


El hospital donde pueden salvárselo sólo atiende a pacientes del Seguro Popular
El Heraldo de Chihuahua
24 de mayo de 2012

Venessa Rivas Medina

Chihuahua, Chihuahua.- La sonrisa de Diego Ibrahim es encantadora, pero poco a poco se apaga, él tiene un tumor en el ojo derecho y sólo existe un hospital en México en el cual pueden salvarlo, sin embargo, únicamente atienden a usuarios del Seguro Popular y como sus padres cuentan con otro servicio médico no pueden ayudarlo a salvar su ojo.

Diego Ibrahim López Contreras tiene 9 meses de vida, y hace un mes el diagnostico que les dieron a sus padres es que padecía un retinoblastoma unilateral, el tratamiento en todos los hospitales que han consultado es la extirpación del ojo, sin embargo, en el Instituto Nacional de Pediatría existe un protocolo para el salvamento del órgano ocular.

Karla Contreras Gardea, la madre de Diego, explicó que en este hospital únicamente atiende a niños derechohabientes del Seguro Popular, pero Diego a pesar de ser un niño de la nueva generación no puede acceder a este seguro debido a que cuenta con otro servicio médico, por ello accesó al tratamiento de manera particular.

En el servicio médico que tiene únicamente le ofrecen la extirpación, incluso se contactaron con el Hospital San Judas, el más grande del mundo, para el tratamiento del padecimiento de Diego y no cuentan con el protocolo de salvamento.

Su madre ha buscado por todos los medios que su pequeño sea atendido, pues al contar con 9 meses forma parte de los niños de la nueva generación que deberían estar incluidos en el catalogo catastrófico, pero les dijeron que no.

El tumor de Diego sólo se encuentra en el globo ocular, no se ha diseminado al cerebro o al otro ojo, por lo que tiene un 55% de probabilidades de conservar su órgano.

Ya el pequeño fue sometido a la primera quimioterapia en la Ciudad de México, pues todo el tratamiento se está dando de manera particular, por lo que para costear los gastos han estado organizando actividades como son venta de chocolates y de boletos para una función de cine.

Incluso se pusieron a juntar las etiquetas de los refrescos de Coca-Cola, cuentan con 7 kilos para cambiarlos por las quimioterapias, ya que la Fundación Coca-Cola cuenta con un programa, pero a la fecha no tienen el contacto para poder hacerlo.

Ella comenta que se dieron cuenta porque se le iba el ojo, sólo con uno podía enfocar, por lo que consultaron a un médico quien les dijo que era a consecuencia de la inmadurez del nervio óptico, eso los tranquilizó, sin embargo, después Karla descubrió que el reflejo en el ojo de Diego era distinto y decidieron llevarlo con un oftalmólogo, quien les informó se trataba de una masa tumoral, por lo que los derivó con la retinóloga quien les dio el diagnóstico de que se trataba de un retinoblastoma unilateral.

Ahora es urgente atenderlo para que no se expanda. El 13 de junio sus padres y él tendrán que viajar a México a que reciba la segunda quimioterapia en ayuno, luego lo someterá a una termoterapia y después otra quimioterapia. Para todo ello requieren de recursos.

"Para estos niños un minuto es vida, por qué las autoridades me están negando la ayuda si saben que sólo en este hospital hay un protocolo para que mi hijo pueda salvar su ojo".

No hay comentarios: