Follow by Email

jueves, 20 de diciembre de 2012

NORMAN, LA LUCHA POR SU VIDA

Hoy en El Diario de Chihuahua, se publico esta nota, Norman un pequeñito aquejado por rabdomiosarcoma, un cancer que aqueja su cuerpo a tierna edad.

Actualmente carece de recursos para poder costear sus tratamientos, si alguien puede ayudarlos, seria excelente.  Un angelito mas que sumar a esta lista de enfermos, el proviene de la región de Delicias, como lo he mencionado hasta el cansancio, ¿hasta cuando?.

Doctores publicando que tienen estudios PORQUE NO LOS PUBLICAN, hospitales que dan asistencia a niños enfermos PORQUE NO LOS AYUDAN.

Que impotencia sinceramente, anexo la nota:

La lucha desigual por la sobrevivencia
Salud Ochoa | 20 de Diciembre del 2012 | 05:57 hrs

Chihuahua, Chih.- Juan Monárrez trabaja como jornalero en la región agrícola de Delicias; tiene poco más de 50 años y vive en una colonia rural llamada La Merced. Su silencio forzado y sus ojos tristes hablan del dolor y la incertidumbre que lleva por dentro.
Y es que hace 7 meses su vida dio un vuelco; su nieto Norman, de apenas 4 años y medio de edad, fue diagnosticado con cáncer; le dijeron que tenía un “rabdomiosarcoma”, un tipo de cáncer que afecta los músculos y que se desarrolló muy rápido con presencia de ganglios en el cerebro, cuello, pulmón e ingle. Había que atender de inmediato.
Juan lo entendió así e hizo lo necesario para que el pequeño recibiera el tratamiento médico. Las quimioterapias se volvieron “cosa de todos los días”  y aunque en un principio la esperanza de vida de Norman era apenas de 4 meses, se logró desparecer un 80% del cáncer. Sin embargo, hace 15 días le realizaron una biopsia y los resultados fueron desalentadores: el cáncer se extendió a la médula y según palabras de su abuelo “ahí sí que es muy difícil atajarlo”.
Por si esto fuera poco, Juan se quedó sin trabajo debido a que diariamente debe viajar desde Delicias a Chihuahua para que Norman reciba atención médica, nadie lo quiere emplear lo que afectó aún más al resto de la familia.
Con la voz entrecortada Juan dice que su esposa lo apoya recogiendo cacahuate pero le pagan a 5 pesos el kilo lo que significa alrededor de 50 ó 60 pesos diarios cuando mucho y que resultan insuficientes para cubrir las necesidades de sus otras dos hijas, una de 15 años que estudia la preparatoria y otra que es “cuatita” de Norman.
“Estamos batallando mucho por la falta de dinero porque al andar con el niño no puedo trabajar”, dice Juan y agrega que en La Merced la agricultura es el único trabajo que hay.
Lo que más le preocupa es que en breve tiene que pagar el segundo semestre de preparatoria para su hija; no tiene con qué hacerlo y no quiere que ella deje de estudiar pero a veces, ni siquiera hay dinero para pagar el camión que la lleve a la escuela o el lonche. Al mismo tiempo, sabe que no puede desatender a Norman porque eso significa “darle oportunidad a la enfermedad”.
“Me da coraje y me siento impotente porque no puedo darle a mi hija lo necesario para que estudie y tampoco puedo hacer nada por mi nieto”, dice y los ojos se le vuelven agua que guarda a fuerza de puro valor.
Con aspecto humilde pero con la dignidad de un hombre de campo, Juan reconoce  que necesita ayuda para salir adelante porque las desgracias lo han sobrepasado y quiere luchar por sus hijos.
“Necesito dinero y si mi niño ya se compone, alguien que me dé trabajo”, dice y con voz firme asegura que “mientras lo vea sonriendo, yo lo voy a seguir trayendo a que reciba su tratamiento no importa que la vida se me vaya en ello”.
Norman y su hermanita fueron abandonados por su madre hace dos años, pero Juan prefiere no hablar de eso porque el dolor por “sus niños” es mayor que cualquier otra cosa.
PARA AYUDARLO
Las personas interesadas en apoyar a Juan y a Norman pueden hacerlo a través de AMANC, comunicándose al 4 26 74 00 con el señor Miguel Ángel Jiménez.

No hay comentarios: