Follow by Email

viernes, 1 de marzo de 2013

AYUDA PARA NATALIA

Natalia esta internada en el hospital infantil, se esta tratando de un tumor en el hígado, para quienes puedan apoyarla, anexo su historia, publicada el día de hoy en El Diario de Chihuahua:
 
Pide apoyo para enfrentar la enfermedad de su hija
Salud Ochoa | 01 de Marzo del 2013 | 05:51 hrs

Marisol Alanís Guzmán es una joven de 27 años a la que le ha tocado enfrentar una de las pruebas más difíciles de la vida: la enfermedad de un hijo. Su pequeña Natalia, de apenas 3 años de edad, tiene un tumor en el hígado que le ha robado poco a poco la salud y la sonrisa. Por si esto fuera poco, la escasez de recursos económicos de la familia, originaria de Ciudad Juárez, agrava la situación ya que Marisol tiene otras dos hijas a las que también debe cuidar y mantener.
La joven madre cuenta que el 18 de octubre del año pasado le practicaron la primera operación a Natalia extirpándole un tumor de grandes dimensiones de su hígado; en noviembre, agrega, le aplicaron quimioterapia, pero nada funcionó porque ya para diciembre, el tumor había crecido de nuevo.
En el hospital de Juárez le dijeron que no podían seguir atendiéndola por lo que tendría que viajar a la capital para que operaran a la niña lo que significaría una estancia de una o tal vez dos semanas; pero al llegar a Chihuahua, “me cambiaron las cosas y empezaron a practicarle estudios otra vez y ahora me dicen que tendré que quedarme por lo menos un mes”, dice desesperada.
Y es que Marisol no cuenta con un empleo ni ingresos fijos por lo que para enfrentar los gastos de la manutención de sus hijas y luego la enfermedad de Natalia, vendía cosméticos por catálogo y se apoyaba en la ayuda de su madre. Un día, dice, en el hospital de Juárez, le dijeron que no contaban con el medicamento que la niña requería para enfrentar los efectos secundarios de la quimioterapia por lo que ella tendría que conseguirlo. “Es caro, me dijeron y yo pensé que tal vez eran 300 ó 400 pesos, pero resultó que una caja con 10 pastillas cuesta 1,800 pesos”, dice desencantada y triste.
Para poder comprar la medicina, hizo una colecta y logró reunir el dinero, pero luego le informaron del viaje obligado que tenía que realizar a esta ciudad en la que nunca había estado y en donde no tiene familiares, conocidos, ni amigos. No se amedrentó y con mil pesos en el bolsillo, acompañó a su hija a la capital.
“No sé qué hacer aquí”, dice Marisol, porque los mil pesos que tenía se han ido diluyendo más rápido de lo que esperaba; “necesito saber qué dirá la doctora porque se me hace mucho quedarme un mes”, dice recordando que también tiene otras dos hijas que por el momento han quedado bajo el cuidado de su madre, pero de las cuales aún no ha pagado la cuota de inscripción en la escuela donde ya le han dado un ultimátum.
Además, en el hospital Infantil —que es donde se encuentra internada Natalia—, le dijeron que quizá aquí también tendría que conseguir los medicamentos en caso de que se requiriera alguno que no está en la lista autorizada por el Seguro Popular. De igual forma, personal del nosocomio le comentó que tendría que “aprender a moverse en la ciudad” por si algo se necesitaba.
“Aún no lo sé y espero que no me resulten muchos gastos porque está muy complicado”.
En cuanto al hospedaje, dice que el hospital Infantil cuenta con un albergue, pero al ser un espacio sin divisiones donde todos los albergados se encuentran juntos, tiene miedo de dejar las pocas pertenencias personales que trae en su maleta. En AMANC, agrega, le ofrecieron un sitio donde puede dormir, bañarse y lavar su ropa y la de su hija, pero cualquier cosa extra que necesite debe comprarla.
“Hoy no he comido nada más que un chocolate”, dice y recuerda que Natalia requiere un alimento especial de nombre “pediasure”, mismo que tiene un costo aproximado de 50 pesos cada frasco.
El rostro de Natalia muestra la indefensión de un niño ante la enfermedad; el de Marisol, habla de la desesperación y el dolor de una madre por su hija.
“Me siento desubicada porque no conozco aquí, no tengo a nadie y no quiero perder a mi niña”.

¿DESEA APOYAR?
Marisol Alanís se encuentra en el albergue de AMANC
Ubicado en la avenida Zarco y calle 28ª.
o comunicarse al teléfono celular 656-333-40-06

No hay comentarios: