Follow by Email

jueves, 12 de febrero de 2015

MADRE E HIJA ENFERMARON DE CANCER

 Hoy en El Heraldo de Chihuahua leí esta nota, una Madre de familia y su pequeña enfermaron y libran una batalla contra el cancer y la adversidad.

Belinda Rascón Quezada fue diagnosticada el 28 de Agosto de 2014, pero en fin poco a poco aparecen los enfermitos mientras las autoridades siguen tapando el sol con un dedo.

Anexo su historia:

Madre e hija libran batalla vs el cáncer

REQUIEREN APOYO PARA COSTEAR SUS NECESIDADES
El Heraldo de Chihuahua
12 de febrero de 2015

De la Redacción

Chihuahua, Chih.-Maribel y Belinda son madre e hija, quienes luchan contra el cáncer, enfermedad que las debilita, pero no se rinden ante sus ganas de vivir. Las carencias de estas mujeres son muchas, su casa se gotea, no tiene puertas ni ventanas, tampoco agua, drenaje y luz, situación que empeora su salud.

Maribel padece cáncer de mama, le extirparon el seno y acude a las quimioterapias, mientras que a Belinda le fue extirpado un tumor de cerebro, le dieron radiación y ahora está sometida a quimioterapias.

Belinda Rascón Quezada tiene 10 años, fue diagnosticada el 28 de agosto de 2014. A ella le temblaba un pie, luego se mareaba y padecía fuertes dolores de cabeza. Eso motivó que Maribel Quezada Mares llevara a su hija a consulta al Hospital Infantil de Especialidades donde le detectaron el tumor.

El 4 de septiembre le extirparon el tumor y le dieron 33 sesiones de radioterapia en el Centro Oncológico de Chihuahua. 

En unos pequeños cuartitos vive Maribel y su esposo Juan Ramón, además de sus cuatro hijos: Juan Gabriel de 15, Belinda de 10, Lucía de 9 y Yoleni de 5 años. Juan Ramón es chofer y gana alrededor de mil pesos por semana, lo cual apenas les alcanza para sobrevivir. Incluso se han visto en la necesidad de pedir dinero en el Centro de la ciudad para costear los estudios especiales de Belinda, como son las resonancias magnéticas.

A la fecha Belinda ya empezó a ir a la escuela Ford 127 en quinto grado, pues sueña con estudiar para convertirse en enfermera para tener una vida mejor, apoyar a sus padres y ayudar a los niños que como ella llegan al hospital. "Antes era muy difícil tener dolor de cabeza, no me daban ganas de hacer nada".

Al principio Belinda no sabía cuál era la magnitud de su enfermedad, sin embargo cuando su madre le explicó que era un tumor, pensó que iba a morirse. Lo más difícil llegó con los tratamientos y las secuelas porque las náuseas, vómitos y mareos eran constantes.

En su vivienda, ubicada en la calle Privada de Pablo Meoqui 3102, en la colonia Lealtad II, no cuentan con los servicios básicos, no tiene puertas ni ventanas, en el interior los muebles no existen, para comer se sientan en cubetas y por el techo se cuela el aire, el frío y el agua.

Para tener agua potable un vecino la apoya y están colgados de un poste. El drenaje ni pensarlo, por eso tienen letrina, pero con su padecimiento es un foco latente de infección y afectación porque sus defensas están débiles.

Maribel relató que cuando Belinda estaba internada, ella tenía que ir a sus tratamientos de quimioterapia y todo era muy difícil, la situación se empeoró y no cuentan con recursos para afrontar los gastos de la escuela de los niños, tampoco para ropa, calzado o cobijas.

Belinda desea una chamarra que le cubra el frío. Si usted desea ayudar a esta familia puede comunicarse al (614) 183-6018.

No hay comentarios: