Follow by Email

martes, 23 de junio de 2015

EMILIO, EJEMPLO CONTRA EL CANCER


Ayer en El Diario de Chihuahua se publico esta historia, Emilio un niño de 10 años, la labor que realiza, esta sensibilizado por la enfermedad de su mama y sueña con una población sin cancer, ha llevado a cabo la actividad de juntar tapas de plástico para canjearlas por tratamientos para personas enfermas.


Cuantos adultos han tenido contacto con personas enfermas y solo permanecen pasivas, sin hacer nada, sin mover un dedo, este niño les pone el ejemplo.

Emilio ejemplo de solidaridad y bondad

Juan Carlos Núñez | 2015-06-22 | 08:15
Chihuahua.- En un solo día, Emilio Bautista Hinojos de 10 años, logró juntar más de dos mil tapas de plástico, las cuales servirán para canjearlas por tratamientos de quimioterapias a niños con cáncer, actividad que también promueva la Universidad Autónoma de Chihuahua y AMANC.
PUBLICIDAD

“Al saber que se necesitaban juntar muchas tapas para niños enfermos, les dije a todos en la escuela, a la directora, a los maestros, alumnos, y todos. Pude juntar mucho para ayudar un poco a quien reciba la quimio”, expresó el infante con una sonrisa y ojos cautivadores, cuyo deseo de apoyar es un reflejo de lo que vive con su mamá, Mayra, quien hace 4 años padece leucemia, algo que ha motivado en solidarizarse entre la familia y el entorno.

Cuenta su padre, Homero Bautista que un día llegó por él a la escuela y lo vio con una enorme bolsa, pero nunca se imaginó que fuera por ese motivo, lo cual lo llena de alegría y orgullo por esta muestra de humanidad y de buena fe, por el simple hecho de poder contribuir a una buena causa.

En una visita a su domicilio la familia compuesta por la madre, el padre, la hermana menor Natalia y el mismo Emilio, contaron parte de lo que han vivido al enfrentar la enfermedad y estas acciones sin buscar ningún beneficio para él, sino el bien para otros.

Emilio dice que se ha conmovido con los casos de otros infantes que tienen cáncer, por lo que su intención es ayudar lo más que pueda. También en su hogar intenta hacer lo propio con su mamá, quien por las quimioterapias y tratamientos, su estatus es débil y recibe el apoyo de sus pequeños hijos y de su esposo.

Él espera que sus acciones puedan servir de ejemplo para otras personas y que sean cada vez más los que hagan actividades para combatir esta enfermedad, que si bien sirve de solidaridad entre las familias y amigos, es mucho desgasta para la persona enferma y su entorno, que no sólo es la cuestión física, sino psicológica y económica, algo que deben luchar todos los miembros de la familia para salir adelante.

La idea de juntar tapas de plástico de refrescos, lecha, garrafones de agua, de detergentes para ropa, es llevarla a la Universidad Autónoma de Chihuahua, que se encargará de canalizar a través de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer, y logran apoyar a las diferentes terapias que son necesarias para eliminar el padecimiento.

De esta manera Emilio confía en que lo logrado sirva para mejorar la calidad de vida de otras personas, ya que vive día con día los efectos del cáncer con su madre, quien lleva dos trasplantes de médula no exitosos y van por un tercer estudio para próxima operación que ayude a seguir adelante para atender y convivir con su familia.

“Yo quiero mucho a mi mamá y le voy a ayudar en todo. Quisiera que todos los niños pudieran recibir un buen tratamiento para que ya no haya cáncer y todos seamos más felices”, expresó el pequeño estudiante de cuarto año de primaria.
 

No hay comentarios: