Follow by Email

martes, 21 de febrero de 2017

SE CUADRUPLICAN LAS MUERTES POR CANCER


Resultado de imagen para incrementoCuando es el día del cancer, siempre se publican reportajes donde se dice VA A LA BAJA, HAN DISMINUIDO, total, siempre es minimizado el problema.


Hoy en El Diario de Chihuahua, me sorprendió este reportaje, donde se afirma, se cuadruplicaron los fallecimientos infantiles de un año a otro,  ¿que raro no?




Una batalla entre juegos

Fernando Aguilar/El Diario | Martes 21 Febrero 2017 


Ciudad Juárez.- Alegres, cuatro pequeñas se divierten modelando figuras de plastilina en el suelo. De rodillas, las niñas se hacen compañía y se entretienen. Unas sonríen en silencio, mientras, en otro punto, algunos niños comen pastel, conviven entre ellos y se distraen con visible tranquilidad.



Algunos tienen un testimonio alentador qué ofrecer desde que mantienen una batalla contra el cáncer, sin embargo ha aumentado drásticamente la estadística de los que fallecieron en el intento.



De un año a otro, las muertes de niños y adolescentes debido al cáncer casi se cuadruplicaron en Ciudad Juárez, de acuerdo con el Sistema Epidemiológico y Estadístico de las Defunciones (SEED).



En 2015 los tumores malignos acabaron con la vida de 4 menores de entre los cero y 14 años, mientras que en 2016 provocaron el deceso de 15 en el mismo rango de edades, indican las cifras proporcionadas por la Secretaría de Salud a través del sistema Infomex.



En ese año, los fallecimientos por tumoraciones cancerígenas repuntaron entre hombres y mujeres de 10 a 14 años al reportarse cuatro decesos, cuando dos años atrás no se reportó ninguno.



Aunque sí especifica en qué grupos etarios ocurrieron, la relación de mortalidad elaborada por la autoridad no precisa de qué tipo de tumores se trata, pues, para el caso de 2015, los concentra todos bajo la categoría “Otros tumores malignos” y, para 2016, dentro de la leyenda “Tumores malignos”.



Urgen medicamentos



Organizaciones civiles coinciden en que la Secretaría de Salud es un gran apoyo en la lucha contra la enfermedad, sin embargo constantememte se ve mermado por la falta de medicamentos.



“El sector Salud no es que no se dé abasto, pero a veces no tiene los medicamentos a tiempo”, dijo Sanjuana Solís Granados, presidenta de la Asociación de Padres de Niños con Cáncer y Leucemia (Apanical).



Agregó: “Claro que hay madres que se dan cuenta de que hay asociaciones que las pueden ayudar, como Apanical. Han venido niños de ciudades como Torreón y Chihuahua. Han venido hasta aquí solamente para ese tratamiento”.



Las autoridades de Salud reconocen que el cáncer es la primera causa de muerte en edad escolar y que por lo regular se presenta durante el primer año de primaria, destacó.



Muchas historias de quienes se enfrentaron o siguen en su lucha contra el cáncer, no tendrían hoy un episodio esperanzador como ese si no hubieran sido reescritas por un grupo de padres que, como hace casi dos décadas, lo único que querían era ver a sus hijos volver a jugar sin aquella enfermedad acechándolos.



Apanical es una de las pocas organizaciones que ayudan a quienes luchan contra este mal en la ciudad, y hoy llega a su aniversario número 19 con 28 niños y adolescentes en tratamiento, más de 450 supervivientes y la reconfortante cifra de que siete de cada 10 se salvan, resalta Solís Granados.



Muchos de ellos se habrían quedado sin la posibilidad de comenzar a diseñar su futuro de no haber llegado a Apanical, pues los medicamentos, refiere la presidenta, son muy costosos.



Por ejemplo, indica, la leucemia –que según datos oficiales mató en 2015 a siete niños juarenses de entre 10 y 14 años– obliga a recibir cada ocho días durante dos años una serie de quimioterapias cuyo precio es variable, pero puede oscilar entre los 10 mil y 20 mil pesos cada una.



En palabras de la presidenta, Apanical es una red de padres que hacen lo que tengan que hacer para sanar a los niños, incluso importar fármacos desde Italia y Canadá.



“El medicamento no debe fallar. Se tiene que dar al momento. El niño espera, pero la enfermedad no. Nosotros, aunque no tengamos nos tenemos hasta qué endrogar porque ya lo vivimos y sabemos lo que puede pasar si no tienen sus medicamentos”, explica Solís Granados.

No hay comentarios: